El predominio de las sequías: Esval no descarta racionar el agua en la región de Valparaíso

Foto:   www.alahora.cl

Un informe de la ONU sobre el cambio climático menciona a Chile un centenar de veces como ejemplo de los efectos negativos que está teniendo esta situación en el país.

La zona central está cambiando sus condiciones y paisajes por aquellos que se asemejan más a sectores que se encuentran hacia el norte del país. La desertificación es una realidad cada vez más latente en las regiones centrales de Chile, situación que se viene manifestando con mayor claridad desde el año 2012.

Así lo estipulan cifras de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), las cuales arrojan que un 72% del territorio nacional se ha visto afectado por una sequía producida por una anomalía climática, la cual llegó a un lamentable récord histórico de 76% en el año 2019, cifras que parecen menores con el contexto climático que se atraviesa en el presente año.

Esta desertificación se debe a la constante degradación de los suelos ante la alarmante falta de agua y la intervención humana, como es la deforestación. Donde expertos advierten que las condiciones solo irán empeorando, lo que transformará en una nueva normalidad la reducida cantidad de precipitaciones, de la mano de una constante alza de las temperaturas.

Situación que tiene presente Esval, quienes ya señalaron que no descartan el racionamiento del agua para la región de Valparaíso, esto debido a la grave situación que atraviesa la zona, la cual tiene a 37 comunas sometidas a decretos de escasez hídrica y que formó parte, este pasado mes, del tercer julio más seco en Chile en los últimos 72 años.

La condición de la principal fuente de agua potable para las ciudades de Valparaíso y Viña del Mar -el embalse Los Aromos- se encuentra en niveles críticos, llegando inclusive a estar al 1% de su capacidad en los pasados meses. Respecto al lago Peñuelas, la situación es aún peor, ya que se encuentra seco casi por completo.

Lo que se agrava más debido a lo experimentado en el año 2020, donde la ausencia de lluvias condujo a que la renovación de los niveles del agua destinada para el consumo humano arrojara un déficit del 36,8%, situación que se ve difícil de revertir en el presente año y que de traer un verano caluroso hace imposible evitar el racionamiento del agua.

Ante este escenario ya surgieron voces pidiendo que se catalogue al territorio de la región como zona de catástrofe hídrica y agrícola, como es la del alcalde de la comuna de Petorca, Ignacio Villalobos, una llamada desesperada para que se entreguen soluciones a esta emergencia.

Emergencia sin escenarios alentadores

El lunes 9 de agosto la ONU entregó un informe que se refiere al cambio climático que está atravesando el Planeta Tierra. En este informe, el Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés), estipuló que se llegó al punto de tener cambios irreversibles, esto en forma de océanos que seguirán calentándose y que se volverán cada vez más ácidos y donde los glaciares de montaña y polares continuarán derritiéndose durante décadas o siglos.

Del mismo modo las temperaturas seguirán subiendo y el experimentar olas de calor cada vez más intensas y frecuentes será la nueva norma que rija a nuestro ecosistema. Y que, según las posiciones geográficas, las fuertes lluvias y las sequías irán en aumento.

Este último escenario es el que viene afectando de forma más constante y alarmante a nuestro país.

Deja una respuesta