Nueva denuncia de exhumación de cadáver y hurtos dentro del Cementerio de Santa Inés de Viña del Mar

Foto:   El Observador.

Este suceso se suma a la denuncia interpuesta en el Ministerio Público, que da cuenta de diversas irregularidades durante la administración anterior a cargo de Rodrigo Macuada.

Familiares del fallecido Juan Godoy Salcedo, junto con el apoyo del diputado Rodrigo González (PPD) se dirigieron hasta la Fiscalía Local de Viña del Mar para interponer una denuncia por usurpación de cuerpos y exhumación de cadáveres, exigiendo una investigación basada en exámenes de ADN.

Según relató Lorena Peñaloza, nieta de Juan Godoy, este hecho fue descubierto tras el fallecimiento de su abuela, la familia había decidido sepultarla junto a su esposo en un nicho particular. Sin embargo, al momento de abrir el féretro se percataron que al hombre le faltaba su cabeza y que ésta había sido reemplazada por una pelota de tenis, además, también hacía falta un accesorio de oro que portaba en su corbata.

La macabra escena fue presenciada por la hija del fallecido, Patricia, quien al pasar de los días le contó al resto de la familia, ante esto, y con el objetivo de verificar que los restos fueran los de su pariente, la familia comenzó diversas gestiones para poder abrir nuevamente el nicho. En un principio, tras hacer la solicitud a la administración del cementerio, estos se encontraban reacios, sin embargo, dos meses después la familia logró su meta y para sorpresa de ellos, esta vez encontraron un cuerpo diferente, con cabeza y una dentadura completa, pese a que los cercanos del fallecido aseguran que él no tenía dientes.

Patricia cuenta que la primera vez que abrieron la tumba quedó atónita, pero que la segunda vez quedó en “shock”. “Me quedé callada, a las semanas vine a contarle a mi hija y mi nieto de lo que había visto, y ahí empezamos los trámites para poder volver a abrir el nicho y nos encontramos con una calavera entera, completa, negra como carbón, yo sé que ese no es mi padre, y quisiera que se le hiciera un ADN para saber qué persona está ahí, y finalmente se haga justicia, porque con esta denuncia buscamos justicia y que a otras familias no les vuelva a ocurrir”.

Para el diputado Rodrigo González, estos nuevos antecedentes ratifican la denuncia presentada meses atrás por hechos similares y comenta que se trata de “una gravísima denuncia que confirma las exhumaciones ilegales que se han producido en el cementerio Santa Inés bajo conocimiento e instrucciones del anterior gerente que tenía la Cormuviña, Rodrigo Macuada, quien habría dado órdenes o instruido junto a su secretaria en varias oportunidades como se señaló anteriormente por el presidente del sindicato y otros dirigentes, para hacer intrusión a las bóvedas y nichos y poder sacar productos de valor comercial como collares o piezas dentales de oro, incluso tráfico de órganos.”

Según se detalla en la denuncia presentada por el diputado: “el 8 de abril del año pasado, Juan Carlos Herrera, trabajador del cementerio de Santa Inés, recibió la orden de abrir una bóveda, dándole la instrucción de remover los restos de un menor, llegando al lugar un funcionario quien comenzó a retirar restos de otros cadáveres, particularmente piezas dentales enchapadas en oro, fundas dentales de oro y objetos de valor, bajo instrucciones del administrador del cementerio, Rodrigo Macuada”.

Finalmente González definió estos sucesos como “la joya de la corona, de todas las situaciones irregulares, las fechorías y atrocidades que hemos conocido en este municipio y que continúan siendo denunciadas”. Añadiendo que “todo esto se ocultó con ayuda de funcionarios, con la dilación y demora de los procesos judiciales, y no es posible que solo se sancione a la ex alcaldesa Reginato, sin que todos los secuaces y cómplices de esta gestión, este verdadero antro de criminalidad, una verdadera mafia tiene que ser descubierta y desentrañada completamente”, enfatizó el legislador.

Deja una respuesta